ESPECIAL SAN VALENTIN: ¿EXISTE COMUNICACIÓN EN NUESTRA PAREJA? - Psicólogo Málaga Centro

 

ESPECIAL SAN VALENTIN: ¿EXISTE COMUNICACIÓN EN NUESTRA PAREJA?

Vamos a dedicar el día de San Valentín a hablar en el blog de un aspecto crucial en una relación saludable: La comunicación en nuestra pareja.

Para empezar, os voy a contar una pequeña historia:

“Alicia va corriendo de un lado a otro de la casa, llega tarde al trabajo y le pide a Luis que por favor le acerque. Luis le dice que no. En ese momento empieza a pensar que no está bien que no le lleve al trabajo  ya que, si Luis le quisiera de verdad, le haría el favor de acercarle: “¡Prefiere estar ahí sentado sin hacer nada antes que ayudarme!”. Eso hace que se enfade e, inmediatamente se marcha corriendo. Se guarda ese enfado para ella misma, y se mantiene todo el día tensa con Luis.

Al día siguiente, actúa como si no hubiese pasado nada y vuelve todo a la normalidad. Sin embargo, cada vez que ocurra una circunstancia similar en el futuro, Alicia volverá a pensar que Luis es un egoísta que no le quiere lo sufieciente.”

¿Hasta cuándo creéis que podrán aguantar esta situación? ¿Qué pensáis que pueden hacer para resolver este problema?

Muy probablemente, habrás experimentado en tu relación de pareja situaciones parecidas a las de Alicia y Luis. Además, habrá personas que estarán de acuerdo con Alicia en que Luis ha sido egoísta y que no quiere lo suficiente a Alicia. Sin embargo, ¿sabéis realmente los motivos de Luis para no acercarle al trabajo ese día? ¿Alguien le ha preguntado? Este es sólo uno de los muchos casos que pueden darse. Es en este punto donde muchas personas cometemos el error: antes de preguntar, sacamos nuestras propias conclusiones, lo que comúnmente llamamos suponer.

Por este motivo, es importante el papel que juega la comunicación en una relación de pareja.  Cumple la función de transmitir cómo nos sentimos, qué no nos gusta, qué podríamos hacer para solucionar el conflicto… Además, tenemos que aprender a comunicarnos de una manera adecuada, no se trata de andar quejándose continuamente o vivir en una crítica constante hacia nuestra pareja, se trata de comunicarnos expresando cómo nos sentimos defendiendo nuestros derechos y respetando los derechos de la pareja o, lo que es lo mismo, mantener una comunicación asertiva.

¿Qué podemos empezar a hacer para comunicarnos adecuadamente?

  1. Buscar un momento cada día para hablar. Podemos hablar de cualquier cosa, de lo que hemos hecho, lo que más nos ha gustado en el día, cómo nos hemos sentido… Es importante hablar. También podéis hablar sobre comportamientos que no os hayan disgustado.
  2. Escuchar. Es muy importante escuchar lo que nos tiene que decir nuestra pareja. Nos abre las puertas hacia sus emociones, sus pensamientos, su forma de ver el mundo. De este modo hallaremos las verdaderas respuestas, en lugar de suponerlas. Por ejemplo: “Cuando Alicia se decidió a preguntar a Luis por qué le dijo que no, Luis le contestó que justo ese día había tenido un pinchazo en el coche y que, por tanto, no estaba operativo y que no le dio tiempo a explicárselo porque ella se marchó antes de que él pudiera decir nada.”
  3. Mostrar comprensión. Es un signo de empatía. Aunque no estemos de acuerdo con lo que haya hecho, podemos tratar de ponernos en su lugar para entender por qué ha actuado de ese modo. Nuestra pareja se sentirá mucho más cómoda compartiendo con nosotros sus emociones y pensamientos y tenderá a hacerlo con más frecuencia. Además, nos ayudará a evitar que se sienta atacado/a: “Comprendo que estarías cansado, o que no te apetecería nada llevarme al trabajo”
  4. Hablar en primera persona. Cuando hablamos de los comportamientos que no nos han gustado de la pareja, empleemos la primera persona para explicar cómo nos hemos sentido: “Yo me he sentido…, “yo quisiera…” Recuerda que somos nosotros mismos los únicos responsables de cómo nos sentimos, a causa de la interpretación que hacemos de nuestro alrededor. Tenemos que evitar los: “me has hecho sentir…”
  5. Ser concreto. Cuando expliquemos qué nos ha molestado, lo ideal es expresar cuál ha sido la conducta concreta que nos ha disgustado. Hablemos en términos de comportamientos, no pongamos adjetivos a la pareja o le insultemos: “¡Siempre estás igual!” “¡Qué torpe eres!”. Los adjetivos o las expresiones tan generales no nos muestran qué hemos hecho mal o qué debemos cambiar. Por tanto, es mucho más productivo expresar: “Cuando me dijiste que no me llevabas al trabajo…”
  6. Expresar las consecuencias negativas de la conducta que nos disgusta. Explica a tu pareja qué consecuencias tanto emocionales como de otro tipo han tenido para ti su comportamiento: “…llegué tarde al trabajo y me sentí abandonada y poco querida”.
  7. Ofrecer alternativas de comportamiento. Es muy útil proporcionar a nuestra pareja maneras alternativas de comportarse. A veces nuestras parejas no saben qué se espera de ellos,  o cómo podrían hacerlo mejor: “Preferiría que la próxima vez hicieras el esfuerzo de llevarme”
  8. Negociar. Explicamos las consecuencias positivas de las conductas alternativas y, si nuestra pareja no está de acuerdo con llevarlas a cabo, podemos negociar para llegar a un acuerdo que nos beneficie a ambos.

Terminamos el post añadiendo una última puntualización: aplica estos consejos también para comunicarte con otras personas, son de utilidad para expresar malestar o incomodidad con algún comportamiento determinado de cualquier persona con la que queramos seguir manteniendo una buena relación.

 

About En Wai Zhou Lin
Psicóloga Sanitaria Cognitiva Conductual

Share Button

En Wai Zhou Lin

Psicóloga Sanitaria Cognitiva Conductual

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>